Recipe: Summy Cheesecake baja en calorías fitness


Cheesecake baja en calorías fitness.

Cheesecake baja en calorías fitness Usted puede qué Cheesecake baja en calorías fitness Usando 11 ingredientes y 10 pasos. Así es como lograr ese.

Ingredientes de Cheesecake baja en calorías fitness

  1. Preparar de Para la base.
  2. Te hace falta 200 gr de galletas integrales sin azucarar.
  3. Es 100 gr de crema de cacahuete (casera).
  4. Te hace falta de Para el cuerpo.
  5. Es 500 gr de queso fresco batido desnatado 0% m.g.
  6. Preparar 300 ml de leche entera (yo usé leche fresca).
  7. Te hace falta 2 sobres de cuajada.
  8. Preparar de Para decorar: mermelada de fresa.
  9. Es 1 kilo de fresas (las mías congeladas).
  10. Es 2 cucharadas de azúcar.
  11. Preparar 4 cucharadas de agua (sólo si usas fresas frescas).

Cheesecake baja en calorías fitness Instrucciones

  1. Comenzamos por la base. Tritura un poco las galletas en un recipiente grande.
  2. Luego pásalas a una bolsa bien cerrada y aporréalas con el rodillo como si no hubiera un mañana. ¡Aprovecha para desahogarte! Jajajaja. También puedes meterlas en la bolsa desde el principio pero esta vez vi que el paso previo ayudó bastante. Sácalas cuando estén completamente trituradas, literalmente hechas polvo. Si tienes picadora o robot aligerarás este paso.
  3. Ablanda la crema de cacahuete durante 1 minuto al microondas. Luego ponla sobre las galletas trituradas y remueve bien hasta integrarlo por completo. Si no tienes crema de cacahuete la haces en menos de 5 minutos triturando en la picadora los 100 gr de cacahuetes pelados y tostados sin sal con una cucharada de aceite de oliva.
  4. Viértelo sobre la base del molde, que previamente has forrado con un papel vegetal. Aplasta bien con tu espátula y las manos para que quede bien compacta. Métela en la nevera para que coja consistencia.
  5. En un cazo pon la leche y el queso fresco batido. Cuando empiece a humear añade los dos sobres de cuajada y remueve muy bien con una varilla o tenedor de cocina para que se disuelva bien y no queden grumos.
  6. Deja templar la mezcla y luego viértela sobre la base de galleta. Yo no esperé y por eso algunos trozos de base quedaron dentro de la mezcla. ¡Que no te puedan las prisas como a mí! Jajajaja. Después mételo en la nevera para que coja consistencia durante al menos hora y media.
  7. Ese tiempo de reposo en la nevera es perfecto para preparar la mermelada casera, si optas por esta opción. Pon las fresas en una olla a fuego alto. Cuando veas que se han descongelado y empiezan a deshacerse, remueve bien, añade las dos cucharadas de azúcar y vuelve a remover. Si usas fresas frescas añade también 4 cucharadas de agua..
  8. Déjalo a fuego medio para que se vayan deshaciendo y haciéndose la mermelada. Si tienes tiempo, lo ideal es dejar que se vaya haciendo a fuego bajo (yo puse 2 de 6) para que la fresa vaya soltando y concentrando más sus azúcares naturales. Cuando veas que queda casi hecha puré, concentrada, espesa y sin líquido... ¡¡Está lista!! Queda menos ácida que las fresas naturales pero muchíiiisimo menos dulce que las mermeladas industriales. El sabor es mucho más auténtico a fresa..
  9. Creo que en total tardó en hacerse unos 40 minutos, así que tienes que dejarla templar otro tanto antes de ponerla por encima de la tarta, para que su calor no rompa la capa de queso, que aún está cuajando en la nevera. Aquí sí esperé y me quedó genial, jajaja..
  10. Métela en la nevera y deja que coja consistencia hasta el día siguiente. Como todas las tartas frías, que cuajan y que llevan varios sabores, está muchísimo mejor con el frío y el reposo. La típica que dos o tres días después, si es que aún no ha volado, está mucho más buena.