Recipe: Apetitoso Tortilla de ortigas sin huevo


Tortilla de ortigas sin huevo.

Tortilla de ortigas sin huevo Usted puede Cocinar Tortilla de ortigas sin huevo Usando 8 ingredientes y 4 pasos. Así es como lograr eso.

Ingredientes de Tortilla de ortigas sin huevo

  1. Preparar de – ortigas, un buen puñado, 300 – 400 gr.
  2. Preparar de – 2 dientes de ajo.
  3. Preparar de – 5 cucharadas de harina de garbanzos, colmadas.
  4. Te hace falta de – agua o leche vegetal, la que necesite.
  5. Te hace falta de – sal.
  6. Es de aceite.
  7. Preparar de – cúrcuma.
  8. Te hace falta de – pimienta negra molida.

Tortilla de ortigas sin huevo Paso a paso

  1. Lo primero es recolectar las ortigas, procurad que sea en un lugar apartado del trafico y de caminos transitados, para que no estén contaminadas. Para recogerlas usad unos guantes fuertes para que no os pinchen y seleccionad las hojas más jóvenes, ya que si son muy grandes, los pinchos son más fuertes y después se notan un poco..
  2. En casa lo que hago es ir separando las hojas de los tallos con guantes y unas tijeras y las lavo con agua muy caliente, ahí ya pierden el efecto urticante, las escurro bien y reservo..
  3. Mientras voy preparando la harina de garbanzos, le echo sal, un poco de cúrcuma para que le de color, pizca de pimienta negra y voy añadiendo el agua o la leche vegetal, batiendo bien para que no queden grumos, hasta que tenga una consistencia parecida a los huevos batidos. Al principio solía hacerla con agua y bueno…probé a echarle un chorrín de vinagre como leí por ahí para quitarle el sabor a garbanzo…y no me convencía, pero un día probé con leche vegetal y me gustó mucho, me queda un poco má.
  4. Después preparo una sartén con un poco de aceite y rehogo el ajo cortado en láminas, cuando está empezando a dorar añado las ortigas bien escurridas, las salo, las salteo, y, entonces las añado a la mezcla de harina y leche, mezclo bien y a la sartén, a la que le habremos añadido un poco de aceite. El aceite debe estar bien caliente, esparzo bien todo, y le bajo el fuego, para que vaya cuajando pero sin quemarse. Cuando veamos que la masa por debajo ya está cuajada, lo sabremos porque se habrá d.